Blog completo

Creatina y sus Efectos Positivos en la Salud – Parte 1

Creatina y sus Efectos Positivos en la Salud – Parte 1

1 Octubre 2019 | Autor: Johana Montoya Castaño | 0 visitas

En la actualidad, no hay duda alguna de los beneficios que trae consigo el consumo de monohidrato de creatina a nivel de rendimiento y composición corporal en deportistas profesionales y amateur. Con protocolos establecidos y soportados desde instituciones como la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva (ISSN, International Society of Sports Nutrition) y el Instituto Australiano del Deporte (AIS, Australian Institute of Sport), la investigación dentro del campo de ayudas ergogénicas nutricionales durante los últimos 30 años respalda de manera contundente la efectividad y seguridad de este suplemento. De hecho, la administración de monohidrato de creatina ha mostrado mejorar la tolerancia a las cargas en deportes de fuerza o en el entrenamiento contra resistencia, de la misma manera que se ha observado un incremento de la masa libre de grasa durante programas de entrenamiento para la hipertrofia muscular o mantenimiento de la misma en periodos de restricción calórica. En los últimos años, además de demostrar mejoras en el rendimiento, se han encontrado hallazgos interesantes del metabolismo de la creatina (Cr) e involucrados en el campo de la salud, particularmente relacionados con errores innatos del metabolismo y su papel en las enfermedades neurodegenerativas.

El objetivo de la suplementación con monohidrato de creatina es incrementar los niveles séricos y musculares de este metabolito y su derivado cargado energéticamente, la fosfocreatina (PCr), lo cual no quiere decir que haya un incremento proporcional de ATP. Un sujeto de 70 kg cuenta con alrededor de 120 mmol de Cr / kg de masa seca, por lo que nuestro organismo necesita entre 1 y 3 g Cr al día para mantener las funciones normales (la cantidad requerida depende de la masa muscular), de los cuales aproximadamente la mitad se obtiene a partir de la dieta y el resto se sintetiza principalmente en el hígado y los riñones. La síntesis de creatina involucra la reacción entre arginina y glicina gracias a la catálisis de la enzima L-arginina: glicina amidinotransferasa (AGAT) para producir guanidinoacetato (GAA), el cual se metila por la S-adenosilmetionina por acción de la guanidinoacetato N-metiltransferasa (GAMT).

Respecto a quienes requieren suplementarse de manera estricta, encontramos personas con errores innatos del metabolismo que presentan deficiencias de AGAT, GMAT o del transportador de creatina (SLC6A8, también conocido como CreaT). Estos individuos dependen de la ingesta de creatina en la dieta a través de la suplementación para mantener las concentraciones normales de PCr y Cr a nivel cerebral. Los vegetarianos /o veganosson otro grupo que presenta concentraciones intramusculares por debajo de 110 mmol/kg masa seca. No obstante, se debe tener en cuenta que existe cierta población que no responde a la suplementación con monohidrato de creatina, considerando que la captación va a depender de los niveles intramusculares iniciales de creatina total.

La forma más efectiva de aumentar las reservas de Cr en los músculos y otros tejidos es a través de la ingesta de 0.3 g / kg de masa corporal al día (dividiendo en cuatro o tres tomas diarias) durante 5 - 7 días. Estas dosis elevadas pueden ser necesarias durante un período más largo de tiempo cuando el objetivo es tratar deficiencias en la síntesis de Cr. Una vez que las reservas musculares de Cr están saturadas, se puede realizar un protocolo de ingesta crónica o de mantenimiento al ingerir 0.1 g/kg de masa corporal al día (alrededor de 3–5 g, aunque esto depende de la masa del sujeto). Se ha demostrado que si la ingesta de Cr se acompaña de carbohidratos y proteínas se puede promover una mayor retención de la misma en los tejidos.

A largo plazo, no existen diferencias entre un protocolo de carga y uno de ingesta crónica, pero se debe resaltar el aumento gradual del contenido de creatina en este último en comparación con un protocolo de carga. Detener la suplementación luego de alcanzar la saturación de las reservas de creatina no debe ser algo de preocupación, pues las reservas pueden tardar entre tres y cuatro semanas en volver alos valores basales.

Errores Innatos del Metabolismo

Los errores innatos del metabolismo se presentan cuando no se puede sintetizar de manera correcta o efectuar el transporte de creatina debido a deficiencias enzimáticas o de transportadores (considerando que este transportador tiene varias isoformas según el tejido). De hecho, se pueden presentar tres tipos de errores innatos del metabolismo de la creatina; i) por deficiencia de AGAT, ii)por deficiencia GAMT, y iii) por por deficiencia del SLC6A8. Este tipo de fenómenos pueden generar retraso mental y epilepsia, lo que sugiere una afección principal de la materia gris cerebral. Este tipo de errores innatos son poco conocidos y por ende poco diagnosticados, razón por la cual aquellos niños con retraso mental y en el habla sin ninguna explicación aparente (además de epilepsia) podrían ser considerados como portadores de alguna de las deficiencias de Creatina.

Los pacientes con deficiencia en GAMT presentan la sintomatología en varios niveles. El cuadro grave presenta epilepsia intratable, retraso global del desarrollo, trastornos del movimiento y actividad anormal de los ganglios basales. Los pacientes con sintomatología de tipo intermedio moderado a severo, presentan retraso mental, retraso en el habla, comportamiento autista y epilepsia tratable con medicamentos anticonvulsivos comunes. Hay pocos pacientes descritos hasta ahora con el fenotipo leve, los cuales presentan retraso mental, comportamiento autista y retraso en el habla. Estos individuos presentan valores inferiores a 18 mmol / L (rango normal: 18-90 mmol / L) y 38-46 mmol / kg por 24 h (rango normal: 88-132 mmol / kg por 24 h). Los pacientes con deficiencias en el SLC6A8 presentan concentraciones deficientes de Cr y PCr a nivel intramuscular, aunque con niveles séricos y en orina entre el rango normal o ligeramente elevados. Mientras que los pacientes con deficiencia de AGAT presentan niveles intracelulares normales (95 - 122 mmol/L) pero con muy poca excreción en orina. Para cuantificar los niveles cerebrales de Cr se debe realizar una espectroscopia de resonancia magnética nuclear, analizando el plasma y líquido cefalorraquídeo.

El tratamiento por deficiencia enzimática (GAMT o AGAT) puede ser corregido por la suplementación oral con monohidrato de creatina. Las dosis van desde 0.35 a 2 g/kg/día. No se han informado efectos secundarios aun cuando la dosis es 20 veces mayor al requerimiento diario.

La respuesta clínica tras la suplementación con Cr por vía oral para tratar la deficiencia de GAMT, ha demostrado disminución en síntomas musculares, mejora del habla, disminución de ataques por epilepsia y un progreso sustancial en el desarrollo, donde se puede alcanzar casi la recuperación completa de la creatina en el cerebro. A pesar de que conduce a un beneficio clínico importante, ninguno de los pacientes ha logrado un desarrollo normal, pues la acumulación de guanidinoacetato no logra corregirse. Por tal motivo, se debe hacer una restricción dietética de arginina (15-25 mg/kg/día) que corresponde a 0.4-0.7 g / kg / día de la ingesta de proteínas y para prevenir la desnutrición proteica, debe complementarse con aminoácidos esenciales (entre 0.5-0.8 g / kg / día). Esta medida limitará la síntesis de dicho aminoácido, además de la introducción de la Ornitina en la dieta (100-800 mg/kg/día suministrados en 3-6 dosis diarias) e implica una medición regular de los niveles plasmáticos de guanidinoacetato y de Ornitina.

A pesar de ser positivos los resultados en la terapia oral para las dos deficiencias enzimáticas, en quienes presentan deficiencia de SCL6A8 no se presenta respuesta ante el tratamiento. Sin embargo, la suplementación con L-arginina y glicina ha mostrado mejoras sólo en los síntomas musculares, sin cambios en los niveles cerebrales y con poca esperanza para la parte cognitiva y psiquiátrica.

Referencias

1)Kreider RB, Jung YP. Creatine supplementation in exercise, sport, and medicine. J Exerc Nutr Biochem. 2011; 15(2):53–69.

2)Braissant O, et al. Creatine deficiency syndromes and the importance of creatine synthesis in the brain. Amino Acids. 2011; 40(5):1315–24.

3)Op’t Eijnde B, Derave W, Wojtaszewski JF, Richter EA & Hespel P (2005). AMP Kinase Expression and Activity in Human Skeletal Muscle: Effects of Immobilization, Retraining and Creatine Supplementation. J Appl Physiol 98: 1228–1233

4)Volek JS, Ratamess NA, Rubin MR, Gomez AL, French DN, McGuigan MM, Scheett TP, Sharman MJ, Häkkinen K, Kraemer WJ. The effects of creatine supplementation on muscular performance and body composition responses to short-term resistance training overreaching. European journal of applied physiology. 2004, 91(5-6): 628-37.

5)Deminice R, Rosa FT, Franco GS, Jordao AA, de Freitas EC. Effects of creatine supplementation on oxidative stress and inflammatory markers after repeated-sprint exercise in humans. Nutrition. 2013, 29(9):1127-32.

6)Stockler-Ipsiroglu S, van Karnebeek CD. Cerebral creatine deficiencies: a group of treatable intellectual developmental disorders. Semin Neurol. 2014, 34(3): 350–6.

7)Sykut-Cegielska J, et al. Biochemical and clinical characteristics of creatine deficiency syndromes. Acta Biochim Pol. 2004; 51(4): 875–82.

8)Valayannopoulos V, Boddaert N, Chabli A, Barbier V, Desguerre I, Philippe A, Afenjar A, Mazzuca M, Cheillan D, Munnich A, de Keyzer Y. Treatment by oral creatine, L-arginine and L-glycine in six severely affected patients with creatine transporter defect. Journal of inherited metabolic disease. 2012, 35(1): 151-7